ADN de Paternidad: ¿A qué edad se puede hacer una prueba de ADN?

ADN DE PATERNIDAD

Afrontar una duda respecto a la filiación genética con los hijos es una de las decisiones más difíciles de la vida porque el resultado que arroja la prueba de un ADN de paternidad es concluyente y repercute de manera directa en la integridad familiar y en los sentimientos de las personas involucradas. No obstante, convivir con la incertidumbre es mucho peor ya que atenta contra la confianza hacia el interior de una relación y la autoestima de quien convive con esa inquietud.
Hay personas que por evitar enfrentar su la realidad, prolongan la decisión por años, incluso décadas. Otras personas, sin dudarlo, lo realizan para poder sacarse ese problema de la mente. En estos casos, los especialistas recomiendan evacuar las dudas de paternidad para evitar generar lazos afectivos entre el presunto padre/hijo y entre padre/parientes políticos que luego deberán disolverse.

En cualquiera de los casos, una de las primeras preguntas que las personas se realizan es ¿A partir de qué edad es conveniente realizar un ADN de Paternidad?

ADN de Paternidad durante el periodo de gestación del bebé

Según los especialistas, si una persona duda sobre la paternidad de su hijo durante el periodo de gestación es conveniente realizar la prueba de ADN de paternidad lo antes posible para evitar generar lazos afectivos que luego deberán disolverse ya sea entre el presunto padre/hijo o entre padre/parientes políticos. Por ejemplo, uno de nuestros pacientes nos comentaba lo siguiente: “Tenía la sospecha de que el hijo que esperaba mi novia no fuera mío, pero por temor no me decidí a realizar el examen de ADN hasta que Juan Martín naciera. Sentí mucho dolor cuando me enteré que no era hijo mío porque lo quería más que a nadie, pero debía asumir que su papá era otra persona. Lamento no haber realizado la prueba de paternidad durante el embarazo, la cual me hubiese permitido no involucrarme en una situación sentimental de la cuál salí lastimado”.
Los ADN de Paternidad durante el embarazo son los denominados estudios prenatales de paternidad. Los mismos se pueden realizar mediante los métodos tradicionales por medio de punción y vellosidades coriales. También se pueden hacer por medio de análisis más avanzados para los cuáles sólo es necesario realizar una toma de muestras sanguíneas de la madre y el presunto padre, lo cual tiene como ventaja que se trata de un examen que no tiene ningún tipo de riesgo tanto para la madre como para el bebé.

ADN de Paternidad en menores o mayores de de edad

Hay otros casos en los cuales el padre no duda de la paternidad sobre sus hijos hasta que estos nacen o tienen varios años de edad. El interrogante puede surgir por diferentes motivos, pero la consecuencia que genera es siempre la misma: malestar, desconfianza, pérdida de la autoestima y rechazo frente a su entorno inmediato. En estos casos, los especialistas sugieren que aquellas personas que duden sobre la verdad biológica realicen la prueba de ADN de Paternidad lo antes posible para evacuar la duda y enfrentar su nueva realidad. A su vez, para no generar mayores consecuencias en la psiquis de los hijos y en la formación de su personalidad.
Los ADN de Paternidad pueden ser realizadas desde el primer día de vida de una persona en adelante sin límite de edad. En los casos de los bebes, la prueba de paternidad puede ser realizada tan pronto nace el menor y en estos casos incluso es solicitado al día siguiente con asistencia médica en el hospital o clínica.

Esta entrada fue publicada en adn, adn de paternidad, estudios genéticos, prueba de adn, Prueba de paternidad, pruebas de adn, Pruebas de paternidad prenatal, Pruebas de paternidad prenatal no invasiva. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario